1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Choles (Winikon ba lojon).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Ki zin. Vergüenzas

Con el término vergüenzas, o "cuasas", se conoce entre los choles un padecimiento que se produce como resultado de la violación de ciertas pautas de conducta entre los integrantes del grupo. Según los terapeutas, si una persona habla mal de otra mientras permanece en una reunión en la que mucha gente la está escuchando, al momento de cobrar conciencia de su error que ha afectado a uno de sus congéneres, contrae la enfermedad. Es un mal que afecta principalmente a la población adulta y puede suscitarse en cualquier época del año. Los terapeutas lo consideran un mal muy complicado por la lenta respuesta a los tratamientos que presentan los enfermos.

La persona que sufre esta afección comienza a transpirar con un sudor de consistencia grasosa y pegajosa, sobre todo por la noche, mientras duerme; presenta asimismo diarrea abundante, siente intensos dolores de cabeza y muchos deseos de dormir durante el día; además, el contenido de sus sueños es amenazador. Esta situación genera un desgaste físico y emocional del paciente, quien ya no puede desempeñar sus labores normales.

Los curanderos choles diagnostican el padecimiento mediante el pulseo de manos y pies del paciente, mientras lo interrogan acerca de los acontecimientos que pudiesen haber generado el mal.

El tratamiento para la vergüenza tiene el propósito de purificar al enfermo, limpiarlo, de modo que se elimine de su ser el sentimiento que lo está afectando. Para ello es necesario recrear simbólicamente el lugar de los hechos, reuniendo la mayor cantidad posible de elementos presentes en el sitio en donde el sujeto contrajo la enfermedad: agua, jabón, hojas de tamales, etcétera. Enseguida, frente a estos objetos, se aplica al enfermo un baño con agua que contiene plumas de aves y "ceras" (velas de cebo). Finalmente, se le practica una frotación en todo el cuerpo con vísceras de animales.

Para evitar la aparición de la enfermedad, la persona que ha cometido el agravio debe ser reprendida públicamente, inmediatamente después de haber cometido la indiscreción; además, mientras está siendo amonestada debe mantener fortaleza. Los efectos del padecimiento también se pueden evitar no aceptando públicamente el error.