1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Choles (Winikon ba lojon).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Titisñuc. Hinchazón de estómago

La "hinchazón de estómago", llamada también titisñuc, es un padecimiento que se contrae, principalmente, por haber sido poseído por el mal espíritu de un animal que habita en el río; también aparece como consecuencia de un enfriamiento, o después de haber sufrido un espanto. Sin embargo, en ciertos casos, los terapeutas consideran que la hinchazón de estómago puede deberse a la falta de vitaminas en la dieta del paciente. Los médicos tradicionales refieren que la enfermedad puede atacar a cualquier persona durante todo el año.

El enfermo que padece esta afección presenta dolor de estómago y de espalda, así como calambres e inapetencia; sus deposiciones son aguadas y con sangre. Al poco tiempo de haberse iniciado el mal, el paciente se pone extremadamente pálido, "como si se le fuese la sangre", señalan los terapeutas.

Además del pulseo en ambas manos, el terapeuta interroga al paciente acerca de las particularidades de sus evacuaciones y de los demás síntomas. Después le palpa el abdomen: si el estómago brinca y produce un ruido, como si se tratase de una "culebrita", ello confirma la presencia del mal.

Para tratar este problema de salud los terapeutas choles recurren al temazcal. Después de calentar unas piedras en su interior ponen a hervir agua en un recipiente, junto con algunas plantas tales como las hojas de tigre, la hierba martina, las hojas de zorrillo y el chant’e; cuando comienza a hervir se traslada al temazcal y entonces se hace entrar al enfermo con el propósito de que reciba los beneficios de los vapores que despiden las plantas medicinales (V. baño de temazcal). Al finalizar la terapia se debe cuidar al paciente "como un niño": se le suministran vitaminas, lo mismo que un purgante, que puede ser el aceite de ricino o el de san Sebastián, y se le deja reposar hasta que se sienta recuperado. En ocasiones el recipiente con las plantas se calienta en el interior mismo del temazcal, en donde se hace un hoyo en el que se depositan algunas piedras calientes. Este tipo de baños también se utiliza para tratar enfermedades como los reumas.

Para evitar volver a contraer el mal, los terapeutas recomiendan atrapar algún animal que habite en el río, mezclar su sangre con aguardiente y tomarlo en pequeñas cantidades hasta terminar la cantidad preparada. Según los médicos tradicionales choles, no existe forma de prevenir esta enfermedad.