1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Cuicatecos.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Empacho

Este padecimiento de los habitantes de las regiones cuicatecas, afecta tanto a la población adulta como a la infantil. En los niños, el empacho se origina por la ingestión de alimentos en mal estado o indigestos; en los lactantes, la causa de la enfermedad es, por lo general, "la leche que les cae mal", si su madre, por ejemplo, los amamanta inmediatamente después de hacer un coraje (V. muina). En los adultos, en cambio, el empacho es una enfermedad que se contrae por comer después de haber sufrido un susto o por una maldad, es decir que puede ser un padecimiento enviado por otra persona.

El enfermo empachado presenta un fuerte dolor de estómago, vómitos, no quiere comer ni tomar líquidos y se ve triste. Los niños, además, tiene "los ojos quebrados (hundidos) porque la leche les cayó mal" (V. enlechado). Además de observar e interrogar al enfermo, o a su mamá, si se trata de un menor, los terapeutas acostumbran confirmar el diagnóstico mediante otros medios, especialmente cuando el enfermo es un adulto. Si éste no puede asistir a la consulta por sentirse muy mal, entonces el especialista diagnostica la enfermedad mediante la ropa del paciente que los familiares le llevan.

El tratamiento es diferencial según se trate de un empacho en niños o en adultos. Si es un niño, la terapia consiste en sobadas, con ayuda de aceite de oliva, en la región estomacal y después "en la cadera y el espinazo, en donde se agarra la piel y se despega para que arroje el empacho" (V. tronar el empacho).

En los adultos el empacho se cura mediante varias limpias, hasta que el enfermo se sienta bien, hecho que se advierte cuando comienza a tener apetito. Inmediatamente después de establecer el diagnóstico, el terapeuta sahúma la ropa del enfermo, que le han llevado, con humo de copal y lana, y le prescribe un té como agua de tiempo, preparado con cogollos de higo y manzanilla, malva o sauco, mientras se recupera y puede asistir a la consulta de modo que el terapeuta lo "limpie" personalmente. Las limpias se hacen con huevo y siete cogollos de durazno, de malva, o de cualquier otra planta (siempre en número de siete).

El empacho puede ser una enfermedad mortal si el enfermo no inicia el tratamiento a tiempo.