1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Mazatecos.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Chiim faa, nanda tifaa, ndafa’a o tifa’ále. Diarrea

Dentro de las enfermedades gastrointestinales que, por lo general, afectan a la población mazateca, destaca la diarrea por su frecuencia y su alta peligrosidad, especialmente cuando ataca a los niños, quienes corren un serio peligro de morir "ya que les pega más fuerte".

La diarrea se presenta generalmente por consumir: alimentos descompuestos —frutas "pasadas", por ejemplo—; "comidas que no están bien llegadas", es decir, que no están completamente cocidas. Puede, también, ser causada por hábitos deficientes de higiene: "comer en trastos sucios, tomar agua cruda", o no lavarse las manos para comer. Asimismo, es originada por desórdenes en la alimentación: no comer a la hora habitual, o comer en exceso. También se presenta a consecuencia de un susto. En los niños puede, además, ser un signo de otras enfermedades, tales como la caída de mollera y el empacho, o estar asociada a la presencia de parásitos como las lombrices, por ejemplo. A veces la diarrea surge por caminar descalzo sobre el piso frío, es decir, es consecuencia de un enfriamiento (V. frialdad).

La enfermedad inicia con un dolor intenso en el vientre ("barriga") y evacuaciones constantes, "apestosas" y líquidas —"chorro"—, como le dicen los informantes. El paciente "se pone amarillo, siente escalofríos, está débil y con la barriga aventada", indican la mayoría de los terapeutas; algunas veces presenta calentura.

Después de interrogar al enfermo y de observar su semblante, los terapeutas confirman el diagnóstico aplicando alguno de los 5 siguientes procedimientos: "palpan" el abdomen para verificar si está "aventado", es decir, inflamado; constatan si el paciente tiene el pulso débil; observan las características de las evacuaciones: si éstas son "pastosas", —de color pasto, es decir, verdes—, significa que la diarrea es consecuencia de otro padecimiento, la mollera caída. Por último, ciertos terapeutas aplican una limpia con huevo y cuando el terapeuta encuentra que "la yema con la clara se baten", indica la existencia de calentura en el vientre del enfermo.

Todos los terapeutas tratan la diarrea mediante la ingestión de tes de distintas hierbas, generalmente combinadas, administradas en dosis de tres tazas al día, o después de cada evacuación cuando ésta es muy frecuente. La única planta que se utiliza sola es la guayaba morada; se prepara un té con sus hojas y se le agregan azúcar y un poquito de sal. Entre las mezclas de plantas consignadas encontramos: tallos tiernos y hojas de hierba dulce, y seis ramitas de anona para medio litro de agua; raíces de peonía de tres clases, cáscara de anona, de alama y de guayaba agria; camote de culebra, estafiate y un pedazo de camote de guaco. Una mezcla especialmente indicada para combatir la diarrea. En los niños, es la que contiene hierbabuena, anís de monte y manzanilla. Cuando la diarrea es un signo de otra enfermedad, la ingestión del té medicinal es sólo el complemento de la terapia principal destinada a tratar la enfermedad que la está originando. Así, si se trata de un empacho, es necesario sobar el estómago con aceite caliente, para "aflojar todo lo que tiene pegado" en su interior. Cuando la diarrea es consecuencia de "quebrantado" o caída de mollera, el paciente debe ser manteado. De igual manera, en el susto, una parte del tratamiento tiene el propósito de eliminar este signo, para lo cual se da al enfermo una mezcla de semillas molidas de cacao y agua, administrada como agua de tiempo; la terapia incluye una ofrenda (tabaco) que se deja en el lugar donde el paciente se asustó. Ciertos informantes prescriben jarabes comerciales cuando se trata de diarreas por lombrices, "por bichos".

La diarrea es una enfermedad frente a la cual es necesario iniciar el tratamiento lo más pronto posible; de lo contrario, el paciente se agrava, presenta vómitos y calentura, "pierde mucha agua y se va secando", y puede morir.

Para controlar la diarrea, las terapeutas recomiendan llevar a cabo el tratamiento correctamente, y no dejar de ingerir líquidos durante todo el curso de la terapia, para evitar una deshidratación. También se aconseja cuidar la higiene en la preparación de las comidas, y hervir los biberones, además de evitar el consumo de alimentos tales como la carne de cochino, la manteca y el chile.

La diarrea se presenta sobre todo en tiempo de calor, y afecta principalmente a la población infantil. En la mayor parte de las regiones mazatecas, constituye una causa de muerte en los niños.