1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Pames (Xi’oi o Xiyoi).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Baños de humo

Los "baños de humo" son otro de los procedimientos terapéuticos empleados por los médicos tradicionales pames en el tratamiento de algunas enfermedades, especialmente de aquellas en las que hay "que dar calor al cuerpo para que el enfermo expulse la enfermedad". El sujeto que solicita este tipo de servicios al terapeuta pame siente mucho frío en el cuerpo y no consigue entrar en calor. Es necesario tener en cuenta que muchas dolencias de calidad "fría" —por ejemplo, los aires—, se manifiestan, en sus comienzos, como una desagradable sensación de frío que invade todo el cuerpo (V. aire, frío-calor, sahumar, baño). Los "baños de humo", al igual que las limpias, cumplen con la función de "purificar" al paciente, esto es, de desalojar de su organismo cualquier agente "lanzado por alguien", o adquirido en algún lugar "dañado"; el humo caliente también proporciona calor al sujeto, y con seguridad lo hace sudar un poco, fenómeno que contribuye a la curación.

Para la terapia, el curandero coloca en las brasas del fogón o de un anafre, varias ramas de copal, y, junto a ellas, pone una silla pequeña para sentar al paciente; cuando la planta empieza a desprender humo, el terapeuta lo dirige, varias veces, en dirección al cuerpo del enfermo, para conseguir que las emanaciones lo impregnen completamente; inmediatamente después, lo cubre con una cobija, y lo hace sentarse para que el humo absorbido haga "salir la enfermedad o el daño". Durante todo el procedimiento, el terapeuta reza oraciones a "nuestro señor", tales como padrenuestros, avemarías y credos, para que la divinidad ayude al individuo a recuperar su salud.

Los baños de humo tienen una doble función, ya sea como terapia curativa, cuando se tiene "la enfermedad" en sus inicios, o como medida de prevención, es decir, para evitar contraerla.