1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Pames (Xi’oi o Xiyoi).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Gots eits. Empacho o daño pegado

Entre los pames, el empacho es una enfermedad infantil que afecta, fundamentalmente, a los niños menores de tres años. La causa del empacho guarda, casi siempre, relación con la ingestión de alimentos. Así, los terapeutas refieren que los niños se enferman "porque se dañan con la leche, que es muy pesada para su estómago, y no les cae bien". Los menores enferman de empacho durante el destete "porque les dan comida muy pequeños", comida que no están en condiciones de digerir bien. También el exceso de alimentos ("recargamiento") conduce a la aparición del padecimiento. El alimento ingerido, en cualquiera de las circunstancias mencionadas, "se pega al estómago", lo cual da inicio a la enfermedad. Sólo en algunas localidades de la región pame, los terapeutas consideran que el empacho también puede ser una consecuencia del mal aire.

Inicialmente, el paciente empachado no tiene deseos de comer, presenta vómito y calentura, se encuentra incómodo, llora mucho y, debido a que no come, "se pone muy pálido". Una vez que la enfermedad "ha madurado", lo cual ocurre al poco tiempo de haberse iniciado, aparece "diarrea y soltura con moco", situación que agrava el estado del paciente.

El propósito de las terapias empleadas para tratar el empacho es el de despegar el alimento adherido a las paredes del estómago, y eliminarlo por las heces fecales. Para conseguir este fin, el terapeuta aplica el procedimiento siguiente: acuesta al niño en la cama y le soba el estómago, varias veces, de arriba abajo; luego lo acuesta boca abajo y repite la operación, siempre en dirección hacia abajo; enseguida "le jala la piel de la espalda hasta que truena, y después le palmea toda la columna" (V. tronar el empacho). El tratamiento incluye la ingestión de media taza de té de la planta de nombre tianguis, el cual se prepara hirviendo la planta (sin la raíz) durante 10 minutos. Con la sobada y el té se remueven los residuos de leche o alimento que el niño tenía en el estómago, desalojando de esta manera el mal.

Los terapeutas de ciertas localidades pames practican una variante del procedimiento descrito anteriormente: después de sobar el estómago y la espalda del menor, con ayuda de aceite o manteca caliente, "le estiran el cuerito de la colita", y luego lo colocan cabeza abajo y le dan algunos golpecitos en la planta de los pies; para completar el tratamiento, hierven en medio litro de agua tres cascaras de guamúchil, tres cascaras de aquiche o guázima, una guayaba y unos tres dedos de raíz de nopal chumacero, bien molido, y se lo dan a tomar, en ayunas, durante tres días.

Los terapeutas pames que estiman que el mal aire puede ser la causa del empacho, emplean el camote de hierba del indio para curar la enfermedad. Después de sobar al paciente, le recomiendan hervir un camote de la planta en 1/4 de litro de agua, dejar serenar este cocimiento, y tomarlo en ayunas en dos o tres ocasiones. Algunos curanderos incluso aconsejan hacer el preparado agregando cempasúchil y tomarlo de la misma manera.

En el curso del día en que toma su medicina, el paciente no debe bañarse porque su cuerpo se encuentra caliente, y mientras está en tratamiento, debe alimentarse sólo de atoles o caldos hasta que su estómago se "asiente y se restablezca", afirman los terapeutas.

Las complicaciones que se pueden presentar, si el menor que sufre daño pegado no es atendido con prontitud, son el recrudecimiento de los síntomas y la aparición de vómitos y calentura, lo cual acarrea la muerte del pequeño en pocas horas.

Entre las recomendaciones proporcionadas por los terapeutas a las madres para evitar que sus hijos contraigan empacho, encontramos la de "dar leche que el niño resista y, cuando se cambie a otra, saber diluirla"; también aconsejan cuidar el tipo de alimentos que come el pequeño, así como darle agua hervida para ayudarle a digerirlos.