1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Purépechas.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Teruamakua o pátskua. Diarrea

Esta enfermedad, según los informantes encuestados, se presenta con poca frecuencia entre la población purépecha; es atendida principalmente por curanderos y parteras. Las causas de la diarrea están relacionadas con la calidad y cantidad de los alimentos que se ingieren; así, por ejemplo, la afección aparece cuando las personas consumen frutas sucias o que no han madurado lo suficiente, lo que provoca la intromisión en el organismo de infecciones o de elementos de difícil digestión. Puede también surgir como un síntoma de otras enfermedades, tales como la fiebre intestinal, el empacho, el cuerpo torcido, etcétera. El síntoma más característico de la diarrea son las evacuaciones continuas que presenta el enfermo, fenómeno que va acompañado de otros como: "ojos sumidos", decaimiento generalizado, aumento considerable de la sed e incluso desmayos.

El diagnóstico se establece mediante un interrogatorio al paciente, orientado principalmente a conocer la calidad de los alimentos que ha ingerido; posteriormente, se le revisan los ojos y la piel para precisar el grado de deshidratación en que se encuentra. Finalmente, se le palpa la región del vientre para determinar la presencia de gases, fiebre, el grado de dureza, etcétera.

El tratamiento de la diarrea recomendado por los médicos tradicionales purépechas consiste, generalmente, en la ingestión de un té elaborado a base de plantas medicinales y carne de tlacuache, que el enfermo debe tomar con el objeto de limpiar el aparato gastrointestinal, combatir la infección y rehidratar. El té se prepara con hierba del cáncer, hierba del golpe, tianguis, malva y carne de tacuache, guinare y cenicilla). Como formas de prevención de la enfermedad, los terapeutas tradicionales recomiendan tener especial cuidado en la preparación de los alimentos, sobre todo en lo que concierne a la higiene, así como evitar comer frutas no maduras.

Si la diarrea no es atendida a tiempo, puede causar la muerte del paciente, especialmente si se trata de un niño; estos últimos constituyen la franja de población más afectada por esta enfermedad.