1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Nahuas.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Garrotillo

Enfermedad frecuente entre la población adulta de las localidades nahuas, especialmente de aquella que habita en regiones lluviosas, producida principalmente por asolearse demasiado; el sol que se recibe directamente en la cabeza es el que origina la afección al generar un pasmo en ella. El garrotillo también puede ser la complicación de otro padecimiento, el constipado (V. catarro constipado).

El paciente afectado presenta un intenso dolor de cabeza, calentura (generalmente por las tardes), palidez, tos seca o con flema "madura", ardor en la garganta, ojos tristes y manos secas y frías; tiene dolores en las piernas, en los brazos y en las articulaciones; "se le hacen secas" —bolas dolorosas— en diversas partes del cuerpo y pierde el apetito.

El terapeuta interroga y observa el aspecto del enfermo, pero la detección de las "secas" que hace al pulsarlo es el indicio más importante para confirmar la naturaleza del padecimiento.

El tratamiento se realiza durante tres días consecutivos, para lo cual el enfermo debe estar en ayunas. Primero se le da a beber un vaso de decocción de crucillo blanco, que ha sido preparada el día anterior y dejada serenar durante toda la noche; enseguida se le baña con agua fría y, tomando un puño de una mezcla de unto de cerdo, dos tablillas de alcanfor, dos o tres limones y un poco de alcohol, se procede a sobar— empezando por los pies— todo el cuerpo del paciente, en especial la cabeza. Al realizar este último masaje, se hace una maniobra que consiste en "jalar con fuerza los cabellos del paciente hasta que truenen", procedimiento que en ciertos lugares recibe el nombre de tronar el garrotillo. Es importante que la sobada se ejecute desde abajo, en dirección a la cabeza. El resultado del tratamiento se ve casi enseguida: al enfermo se le quitan las molestias y se le calientan las manos, los dolores de las piernas desaparecen y comienza a sentir hambre. Después de concluida la terapia, se recomiendan ocho días de reposo, lapso durante el cual el enfermo no debe asolearse, y debe procurar "comer de todo".

El garrotillo es una enfermedad que, si no es tratada a tiempo y adecuadamente, produce un agravamiento del estado del paciente; la fiebre aumenta y ya no es posible hacerla descender; el enfermo se "seca" y le puede dar tuberculosis; también se le "seca" la sangre. Según los informantes, en los casos más graves se complica con otro padecimiento: el tifo.

A modo de prevención se aconseja no asolearse, no acostarse ni pisar la tierra caliente luego de bañarse, y no andar bajo el sol sin sombrero. Afecta de preferencia a la población masculina adulta, por el tipo de labores, generalmente a campo abierto, que realizan.