1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Nahuas.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Quicuiteua vigilia de mekame. Levanta vigilias de muerto

En algunas regiones nahuas del país —por ejemplo, en el municipio guerrerense de Chilapa—, el "levantar vigilias de muerto" es competencia de un especialista de la medicina tradicional quien, además, suele ser requerido para "sacar la suerte". La persona que recurre a este terapeuta generalmente se encuentra inquieta, preocupada y siente miedo a causa de los efectos nefastos que pueden derivarse del incumplimiento de un compromiso adquirido en vida con una persona fallecida. Cuando dicho compromiso —contraído generalmente con un pariente o amigo al momento de morir éste— no se cumple, produce el reclamo del difunto, el cual, "dejándose ver" —"la persona cree haber visto al difunto", refieren los informantes— o apareciéndose en sus sueños, le conmina a realizar lo prometido: por ejemplo, celebrar una misa en su memoria o brindarle algunas sesiones de rezos. La persona que generó el compromiso rehuye el contacto con el muerto, evita afrontarlo y, presa del miedo, se niega a escucharlo. Si deja pasar más tiempo, su miedo aumenta, pierde el sueño, deja de comer y enflaquece, porque el muerto se está llevando su sombra, es decir, su espíritu. A veces el compromiso con el difunto se adquiere con sólo estar cerca de él, especialmente si ha muerto en forma violenta (V. levantamiento de la sombra y espanto de muerto).

El especialista, designado como quicuiteua vigilia de mekame —es decir, "levanta vigilia de muertos", expresión utilizada tanto para la causa como para el terapeuta—, es el que se encarga de cumplir con el compromiso adeudado, esto es, "levantar la vigilia del muerto". El terapeuta ejecuta el procedimiento en el panteón y puede estar acompañado por el enfermo; allí reza las oraciones prometidas, limpia la tumba, la rocía con agua bendita, y coloca flores en forma de cruz "para que deje en paz a la persona y no le lleve su sombra". El ritual se debe repetir dos veces a la semana, hasta que el enfermo sane.

Para evitar ser molestado por un muerto, los terapeutas aconsejan cumplir con los compromisos adquiridos con él, y hacer los rezos que éste le ha pedido durante el sueño. Otra forma de prevención consiste "en persignarse frente a la caja del muerto y besarla por donde están los pies".