1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Mixtecos.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Cirrosis

Enfermedad reconocida por la medicina tradicional mixteca, la cual constituye una causa de demanda de atención que tratan varios especialistas, entre ellos los espiritistas. Además de ser causada "por fumar mucho", la cirrosis es considerada una complicación del alcoholismo o "tomatera", por lo que varias de las causas mencionadas por los terapeutas guardan sólo una relación indirecta con esta enfermedad. Así, el conjunto más numeroso de enfermos cirróticos se encuentra entre los alcohólicos que han llegado a una etapa avanzada del padecimiento, el cual se produce "por falta de espíritu", es decir, por falta de voluntad y desidia; asimismo, puede ser la forma en que se concreta algún mal que le han hecho al sujeto, situación que le impide dejar de beber o fumar.

Los síntomas de la cirrosis se manifiestan principalmente en el aparato digestivo; el enfermo sufre agruras y estreñimiento; presenta un fuerte "dolor hasta la espalda" y "agitación" en el estómago; con frecuencia tiene diarrea y, a veces, mal de orines.

Si el paciente es un alcohólico, el diagnóstico se logra fácilmente; además de la observación, basta hacer un interrogarlo. En los otros casos, el terapeuta también le revisa el abdomen.

El método terapéutico empleado para curar la enfermedad consiste en lavados intestinales, ingestión de tes y purgas. En uno de estos tratamientos, el enfermo debe hacerse lavados, durante un mes, con un cocimiento de berros; pasado este tiempo, debe tomar, en ayunas, una purga ligera preparada con un frasco chico de aceite de oliva y aceite de ricino, mezclados con "medio frasco de magnesia calcinada y medio de pancito de magnesia"; después de tomar el purgante, se le da una infusión preparada con siete hojitas de naranja en un litro de agua.

En la mayoría de los casos, el enfermo de cirrosis es alcohólico y fumador; para que deje esos vicios, los terapeutas le aconsejan las siguientes terapias. Para combatir el primero de ellos, se emplean las semillas hervidas del frijol de tierra; durante cierto tiempo, el paciente debe tomar un vaso del caldo. Para los mismos fines recomiendan hervir cinco semillas de la planta de nombre zopilote en un jarrita de agua, y tomarlo una vez al día. Para quitar el vicio del cigarro, según los informantes, es necesario masticar semillas peladas de esta misma planta.

Los tratamientos deben ir acompañados de una dieta blanda que consiste, por lo general, en un vaso de leche caliente y cuatro o cinco rebanadas de pan tostado, como desayuno; en la comida, el enfermo puede tomar caldo y dos tortillas tostadas, y en la merienda, nuevamente un vaso de leche y dos rebanadas de pan tostado.

Algunas de las complicaciones que puede tener una cirrosis no tratada, son la de generar una "hepatitis, formar piedras en el hígado o desarrollar un tumor", advierten los informantes. Entre los consejos destinados a prevenir la enfermedad están no tomar bebidas alcohólicas y no fumar, comer a sus horas, y evitar el consumo de carne de cochino.

La población más afectada, según los terapeutas, es la masculina adulta y los enfermos alcohólicos. Atienden un promedio de dos pacientes al mes.