1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Mixtecos.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Cuueñaa chichaaninaa. Hemorragia de la mujer

Con esta expresión se designa el sangrado vaginal que se presenta en ocasiones diferentes a las indicadas por el ciclo biológico o el periodo del posparto. La causa más frecuente por la que "se suelta la hemorragia" son las caídas, un tipo de accidente común en las regiones habitadas por la población mixteca; los "sentones" (caer sentada), una clase particular de caídas, son especialmente peligrosos. Puede también ocurrir porque la mujer "está abierta de cadera", es decir, presenta una dolencia originada después del parto cuando no recibe los cuidados que la tradición prescribe para ese periodo particular. Por último, la hemorragia puede ser provocada por hacer un gran esfuerzo muscular, como levantar cosas pesadas, por ejemplo (V. aflojadura y aflojada de la cintura). Luego de ocurrido el percance, la mujer se muestra muy pálida, sudorosa, tiene dolor de vientre, "tiembla y no puede ni acostarse", y "sangra por sus partes".

El tratamiento indicado para esta dolencia supone el empleo de varios procedimientos curativos: sobadas, "caldeadas", ingestión de preparados medicamentosos y aplicación de emplastos. Una terapia tipo es la siguiente: primero el curandero pone a hervir un manojo de cogollos de marañona, y con un puñado de hojas bien calientes "caldea" el vientre de la enferma, esto es, lo aplica varias veces y en diferentes zonas, presionando suavemente; enseguida le soba el vientre y la cadera, y coloca luego las hojas calientes de la planta a modo de emplasto; por último, se cubre a la mujer con una cobija. El tratamiento incluye la administración de un té de la misma planta, que se prepara hirviendo ocho hojitas en un litro de agua; se toma una taza cada 12 horas, durante varios días. Para detener la hemorragia vaginal, en algunas localidades mixtecas se utiliza la hierba del pollo, llamada también siempreviva.

Cuando el sangrado se origina porque la enferma tiene "la cadera abierta", el tratamiento comprende un procedimiento destinado a "cerrar a la señora", ya que sólo de esta manera se logra detener la hemorragia. La maniobra se hace con un rebozo, con el cual se envuelve a la mujer a la altura de las axilas; enseguida, dos personas "jalan" con firmeza ambos extremos; luego se desplaza el rebozo hacia abajo y se repite la operación, y así hasta terminar en los pies (V. mantear). Después la enferma se acuesta boca abajo, se le limpia con alcohol la región de la cadera y la columna vertebral, desde la primera vértebra cervical hasta la mitad de la espalda, y se le ponen parches en las áreas recién limpias; a continuación, se acuesta boca arriba y se le coloca un parche, en forma de tira, desde "el hueco del cuello hasta el huesito que está antes del estómago", y otro desde el ombligo hasta el pubis ("huesito del empeine").

Ciertos terapeutas, después de "cerrar" a la enferma, le colocan en la región de la cadera y del pubis un emplasto preparado con sacasil, o un parche; el emplasto se hace asando, y luego machacando dos o tres raíces de la planta. La terapia comprende la administración de un té de raíz de vergonzosa —arbusto de tallo semileñoso, cuyas hojas se cierran al tacto—, y siete pares de las siguientes semillas: nuez de Castilla, nuez de monte y "bolita de paraíso"; se muelen todos los ingredientes completos, y se ponen a hervir; se toma una taza tres veces al día, durante tres días.

Por lo general, los tratamientos se hacen por la noche para que la enferma pueda dormir con la curación. En todos los casos, se le recomienda no hacer trabajos pesados durante algunas semanas después de concluida la terapia.