1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Otomies (Nyühü’ o Hña’ñü).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Costilla quebrada

Es una afección del aparato musculoesquelético que trata uno de los especialistas de la medicina tradicional otomí: el huesero. La "costilla quebrada", como su nombre lo indica, designa la fractura de alguna costilla, generalmente como consecuencia de golpes o caídas.

Al igual que otros tipos de fracturas, la costilla quebrada es confirmada mediante palpación de la zona dolorida, revisión que el terapeuta efectúa después que enfermo le relata el accidente, así como los síntomas que lo aquejan, entre ellos el lugar "donde siente los huesos desviados". Algunos terapeutas confirman el diagnóstico mediante el empleo de ventosas, que se hacen colocando "un papel ardiendo untado de pomada dentro de un vaso", el cual enseguida se pasa por las costillas.

Los tratamientos destinados a acomodar la costilla fracturada consisten en sobadas en la región lastimada, maniobra que se hace con ayuda de alguna pomada; a continuación se le pide al enfermo "que sople en una botella para que con el esfuerzo haga que se acomoden las costillas quebradas, hasta que se nivelen"; finalmente, se le coloca una cataplasma preparada con "sacasil —que es un camote— machacado con comino, pimienta y clavo"; se cubre con un trapo, luego con un cartón y por último con una venda, y se deja hasta que se "componga la fractura".

Una parte importante del tratamiento es la dieta alimenticia indicada para estos casos, la cual no permite el consumo de carne de cerdo, de alimentos picantes y, sobre todo, la ingestión de vino hasta que el paciente se recupere; ciertos terapeutas aseguran que la dieta debe incluso durar cuarenta días.

Según los informantes, cuando la fractura de las costillas no se compone, "se les embabilla", es decir, los huesos sueldan de cualquier manera y quedan chuecos; después es más difícil componerlos.