1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Otomies (Nyühü’ o Hña’ñü).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Npueni o shuñia. Diarrea

La diarrea constituye una de las principales causas de demanda de atención de la población de las zonas indígenas, y la otomí no es la excepción. En opinión de los terapeutas, la enfermedad se produce principalmente por el consumo de algún alimento "descompuesto o que cae mal al estómago"; otra de las causas importantes es la parasitosis que afecta continuamente a los habitantes de las comunidades.

Además de las evacuaciones frecuentes, el enfermo de diarrea presenta dolores de estómago y vómitos; aparte de los síntomas anteriores, cuando hay diarrea por parásitos, el paciente "obra verde o amarillo y, en algunos casos con moco y sangre". Todas estas características de la enfermedad permiten al terapeuta establecer el diagnóstico.

Entre los otomíes, el tratamiento para la diarrea provocada por alimentos descompuestos consiste en la ingestión de un té que se prepara hirviendo los siguientes ingredientes: "hierbas del aire y hierbas para la diarrea", hierba del pollo, cebolla, barbilla de maíz o cabello de elote, "tecata de palo blanco" (trocito de corteza de roble), pendicua, altamisa, romero, cedrón, Alka-seltzer, Sal de uvas y un Mejoradito; se da a tomar cuatro veces al día.

La diarrea por parásitos se trata de manera diferente: se prepara un té de hojas de guayaba y manzanilla y se administra como agua de tiempo; en cuanto comienza a disminuir la frecuencia de las deposiciones, se alterna con la ingestión de "agua de arroz hervido con canela, para que se asiente el estómago" y los alimentos que se vayan a ingerir no sean vomitados (V. tomatillo, hoja de cebolla, mata de limón, tabaquillo limón, flor de jonote, orégano grande, ocotillo, trompetilla y quihuila).

La diarrea es considerada una enfermedad de graves consecuencias, especialmente cuando afecta a los niños, ya que éstos se debilitan con rapidez debido a la deshidratación. Cuando el enfermo ha llegado a un estado crítico presenta "problemas respiratorios, queda con los ojos sumidos, pálidos, la boca seca y la mollera hundida", refieren los terapeutas (V. caída de mollera).

En vista de que la diarrea afecta de preferencia a los niños, se recomienda que durante "los tiempos de calor" (de abril a agosto) se les administre constantemente líquidos hervidos, y a los primeros síntomas de la enfermedad se les dé a beber el compuesto de hierbas, o el té de guayaba, según sea el caso.