1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Otomies (Nyühü’ o Hña’ñü).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Shi-e mondoyo-ga. Dolor de cuerpo

El dolor de cuerpo es una afección que puede ser provocada por los malos aires que el enfermo adquiere al pasar por lugares tales como cerros y montes, o puede ser "enviada, lanzada" por otras personas de la comunidad con la intención de hacer daño (V. aire y brujería). La principal característica de este dolor es su aparición sorpresiva, sin causa aparente. La enfermedad es provocada por el "mal" que ha entrado al cuerpo del sujeto. Aunque la expresión "dolor de cuerpo" designa a la totalidad del mismo, se puede también manifestar sólo en alguna parte de él: en el pecho, en la espalda, en los hombros, etcétera. Es atendido principalmente por curanderos, sobadores y chupadores.

Ya que se trata de un padecimiento provocado por intrusión, el tratamiento de elección es la limpia, procedimiento que los terapeutas de Pahuatlán ejecutan de la manera siguiente: al frente del paciente se instala un anafre con incienso (copal), para que el paciente comience a sahumarse; enseguida "se coloca el amatl (papel de jonote)" en el suelo y, sobre él, muñecos de papel de China, tres ceras en cada esquina y un ramo de hierbas; después "se descabeza un gallo y con su sangre se riegan todos los elementos que yacen sobre el papel amate"; el terapeuta levanta todo el "envoltorio de papel amatl" y con él limpia al enfermo, iniciando por la cabeza y terminando en los pies (V. figuras de papel). La finalidad de este procedimiento es la de "sacar el mal del cuerpo del paciente"; para finalizar la curación, el curandero "chupa en la parte afectada" para extraer el resto del mal (V. chupar). La terapia se debe hacer durante dos días a las doce del día, con lo que se logra que el paciente "se sienta descansado y con ganas de comer". Una vez finalizado el tratamiento, el enfermo debe comer sólo sopas y caldos de pollo por algunos días.

Si el dolor de cuerpo no es atendido por un terapeuta tradicional, o si su diagnóstico es equivocado, "el dolor cada vez se presenta con más intensidad, llegando a tirar en cama al paciente".

Los terapeutas otomíes coinciden en afirmar que no existe prevención para los malos aires o las maldades, por lo que el dolor de cuerpo se puede adquirir en cualquier momento. Afecta principalmente a la población adulta que realiza actividades fuera de su casa o de su comunidad.